FUNDICIÓN Y LAMINADO

El proceso para la aleación del metal siempre empieza con la fundición, como ya sabrán se mezclan los metales deseados y se aplica calor, hasta la temperatura necesaria para dejar el material en estado liquido.

Echo esto, tendremos que tomar la primera y una de las más importantes decisiones, en función de la cantidad de piezas que queramos elaborar, la resistencia que estas necesiten para su uso y el precio final.

 

1ª Opción: El diseño se fabrica mediante fundición.

En estos casos el trabajo será más de repaso y pulimento del metal, ya que la figura sale casi terminada y se consiguen precios muy competitivos aunque normalmente para compensar el coste del molde se enfoca la producción de series cortas. 

 

 moldes-cauchos-para-joyeria-y-bisuteria

 

2ª Opción: El metal fundido puede volcarse sobre lingoteras que aproximan su forma al precinto o plancha que luego queramos laminar. Al laminar o forjar el metal comprimimos su estructura endureciéndolo y garantizando una mayor calidad y resistencia.

 

 Cilindro paso 08

 

 

 

Laminado y forja

 

El laminado de los metales nos proporciona precintos y planchas de metal con los que poder trabajar hasta obtener cualquier composición mediante el ajuste y la soldadura de varias piezas.

 

 paso 07

 

El proceso es más largo y costoso pero los resultados de resistencia de las piezas con respecto a otros procesos como la fundición son muy superiores, por lo que nos permite crear piezas con excelentes resultados de calidad y durabilidad.

 

La mejor elección cuando queremos crear una sola pieza y deseamos que esta sea única, irrepetible y de gran calidad, empleado para el desarrollo de todas las piezas incluidas en nuestros catálogos de productos.

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para cualquier duda o aclaración.

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: