TUTORIAL ACABADOS PULIDOS.

 

¿Sabías como conseguimos que los metales reflejen la luz con mayor nitidez?

Como ya os avanzamos en el mes de Mayo, la mayoría de los metales y sus aleaciones metálicas, cuentan con una cualidad que consigue llamar la atención de casi cualquiera que los contemple, su capacidad para reflejar la luz.

TUTORIAL ACABADOS PULIDOS.TUTORIAL ACABADOS PULIDOS.

Incluso en su estado nativo, el brillo natural de los metales preciosos es muy superior al de otros metales, pero el proceso de elaboración y el afinado de su superficie ayudará a acentuar más si cabe, esta cualidad natural que en mayor o menor grado comparten todos los metales, llegando incluso a obtener superficies de metal pulidas, en las cuales el reflejo es tan nítido como el de un espejo.

TUTORIAL ACABADOS PULIDOS.TUTORIAL ACABADOS PULIDOS.
TUTORIAL ACABADOS PULIDOS.TUTORIAL ACABADOS PULIDOS.

Pero el pulido es el repaso mas fino que podemos obtener tratando la superficie natural de una pieza metálica, antes de hablar de el, nos gustaría hablaros de otro acabado que consigue mejorar el brillo de los trabajos expuestos a la lija, sin necesidad de usar pastas o cremas abrillantadoras... el bruñido. Llamamos bruñir a la acción de rozar el metal de una pieza con otro metal para así lustrar su superficie.

Este tratamiento consigue recuperar el brillo natural del metal pero según que herramienta utilicemos la superficie del trabajo quedara más o menos arañada, por lo que el brillo obtenido sobre superficies gratadas o bruñidas, no será todo lo nítido que puede ser si continuamos con el repaso de la pieza.

 

Las gratas son cepillos con pelos de metal de diferentes gruesos, en este momento de nuestro repaso usaremos solo las que tengan pelos muy finos... Con ellas, frotaremos las piezas hasta eliminar el efecto mate de la lija.

También podemos lustrar los metales en bombos y máquinas que golpean con agujas o bolas cerámicas las piezas que queramos abrillantar.

 

Como podéis comprobar a estas alturas el trabajo sobre las piezas nos permite seguir afinando más y más el metal, pasando por diferentes acabados de su superficie.

El pulido es el acabado que más trabajo nos da ya que podríamos decir que es el más fino que podemos conseguir sobre un metal, lo llevaremos a cabo ayudándonos de la pulidora... que hará girar los discos de fieltro y algodón que impregnados en pasta pulirán nuestros trabajos.

 

Como siempre, cuestión de repaso.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: