TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.

 

¿Sabías como y para qué forjamos y laminamos el metal?

Desde tiempos remotos los artesanos han forjado el metal para elaborar armas y piezas que requerían de una mayor resistencia

TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.

La forja de un metal consiste en compactarlo a golpe de martillo, a día de hoy existen técnicas como el laminado, que al igual que la forja nos permiten aumentar la resistencia de los metales que hallan sido laminados, y transformarlo en planchas o precintos con los que luego podremos configurar las piezas a elaborar:

TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.

Con esta acción conseguimos que el metal que a sido fundido y volcado en una lingotera aumente su dureza en gran medida tras su laminado, aunque hay que tener en cuenta que una vez hecho esto tendremos que confeccionar las piezas artesanalmente mediante el corte y la soldadura de sus partes por separado, hasta obtener una única pieza.

Secuencia de imágenes de una composición.   

TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.
TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.TUTORIAL. LAMINADO Y FORJA.

Y volviendo a las ventajas de la forja es importante saber que también podemos aprovechar la forja, para cambiar la forma del metal fundido y aproximarnos aún más al diseño final, así evitamos un excesivo repaso de su superficie por otros medios como el corte, el fresado o el rebaje de las sobras limando la superficie de la pieza.

El resultado a la vista puede parecer muy similar al de una pieza fundida y volcada directamente sobre un molde que ya tiene la forma de la pieza terminada, sin embargo la forja y el laminado de un metal nos ofrece piezas que soportan mucho mejor los golpes y la exposición al paso del tiempo.

En el próximo apartado explicaremos como conseguimos componer cualquier diseño desde planchas y precintos laminados y forjados.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: